San Mamés: La Catedral del fútbol

Son incontables las veces que pedí acudir a vivir un partido de fútbol al antiguo San Mamés, La Catedral del fútbol y, por desgracia, no tuve el placer de conocer el «viejo». Eso sí, no tardé ni un año en descubrir cómo sería la nueva casa de los aficionados del Athletic.

En junio de 2010 empezaron las obras de uno de los mejores campos de Europa hasta el momento: el Nuevo San Mamés. Tiene ápices de su antecesor y está situado en el mismo lugar, ha llegado a mantener uno de sus laterales donde, junto a sus otros tres restantes, alberga a 53229 espectadores. Quizá por eso, las personas que han visitado los dos estadios dicen que, se respira la misma magia.

La inauguración de San Mamés fue el 16 de septiembre de 2013 en un partido que enfrentaba a los locales ante el Celta de Vigo. Pero no fue hasta 2017, tras mucho escuchar maravillas sobre el estadio, cuando puse rumbo a Bilbao para por fin ver un partido y comprobar por mí misma si todo eso era cierto o realmente era más un mito. Y, tengo que decir, que poco se equivocaban cuando decían que, si te gusta el fútbol, tienes que visitar el estadio de fútbol del Athletic.

¿Qué me llamó la atención? Cuando te vas acercando al campo por las estrechas calles del barrio de San Mamés, no te esperas la magnitud del estadio que te encuentras a pocos metros. Impresiona por dentro y por fuera; de noche y de día y su gran acústica hace que los cánticos retumben en tu cabeza horas después.

CURIOSIDADES SOBRE SAN MAMÉS
  • San Mamés se inauguró sin haber sido terminado
  • El primer jugador en anotar un gol fue el brasileño Charles Dias
  • El primer equipo en ganar como visitante fue el Atlético de Madrid
  • El arco del antiguo San Mamés se encuentra en Lezama
  • Cuando el Athletic gana una Copa del Rey se saca una gabarra -pequeña embarcación- por la Ría de Nervión; la última fue en 1984 tras ganar al Barcelona en el Camp Nou.