Reparto de papeles

En medio de un evento multitudinario como si de una Premier de cine se tratara, y donde se creía que el protagonista no lo sería en ese momento ya que su público estaba acostumbrado a verle pasar por la alfombra roja sin temor a que su papel peligrase en las películas más taquilleras, se convirtió sin quererlo en el actor principal. Y es que, un principiante recién salido de la trastienda, y respaldado por los directores, se coló en la fiesta para revolucionar a los allí presentes. Su intención era clara: Conseguir que el aclamado y actual chico de moda se alejara de los focos. O eso pretendían los directores de la película. Lo que no sabían es que el público iba a ser fiel a su actor de siempre por encima de ese chico moderno que acababa de llegar sin alma ni corazón.

Tres temporadas después, y tras mucha insistencia de los que no fallan a su cita semanal con su película favorita, ese chico que encandiló a grandes y pequeños, ahora, está más vivo que nunca.

Se acabó la ciencia ficción. Vamos al grano. Por si no lo han adivinado aún, hablo del escudo del Atlético de Madrid. De su cambio y de la incansable lucha de «unos cuantos locos» por recuperar esa imagen que representa a toda una institución. Al valor, al sentimiento, al coraje y al Atleti. Al de siempre.

El movimiento #ElEscudoNoSeToca, que a día de hoy sigue vigente tanto en redes sociales como en la calle propulsado por el Frente Atlético, ha sido el punto de unión y conexión de aquellos que dedican la gran mayoría de su tiempo a que no decaiga. A que no se olvide. A que vuelva.

El Atlético de Madrid ha informado que se está trabajando en el diseño de la camiseta para la temporada 21/22. Esto no sería relevante si no fuera acompañado de un «para celebrar el 75 aniversario de la denominación del club como ‘Club Atlético de Madrid’, se diseñará una camiseta con el escudo de esa época». El Atleti volverá a lucir el escudo del año 1947.

El escudo está cerca. Muy cerca. No se olviden de dar las gracias a todos aquellos que lo han hecho posible. Yo ya lo he hecho. A mi modo.