Opinión del Juventus – Atlético de Madrid

Desde la más absoluta objetividad, he desmenuzado mi opinión, del partido de octavos de Champions: Juventus – Atlético de Madrid, en diferentes puntos que os expongo a continuación:

El partido entre la Juventus y el Atlético de Madrid recordó al que se vivió en Múnich en semifinales de Champions de 2016: un asedio constante por parte de los locales que el Atleti supo cómo frenar. En Múnich también se vio sobrepasado en multitud de ocasiones pero encaró el partido, defendió, luchó y creó ocasiones; en Turín desapareció desde el pitido inicial. Tener actitud es algo fundamental, también cuando llevas una eliminatoria encarrilada. Esto es fútbol y puede pasar cualquier cosa. No nos olvidemos.

Pocos equipos tienen la suerte de la que goza el conjunto rojiblanco respecto a su afición; no le reprocha perder ni ser eliminados de una competición, le reprocha salir sin ganas, confiados y sin el carácter que se ha mostrado en ocasiones que tiene el equipo, pero que ayer brilló por su ausencia. Si fueran aficionados como otros cualquiera, ayer habrían pitado con razón sin hacer caso al corazón, pero animaron hasta cuando los jugadores se marcharon al vestuario, como ya hicieran en 2017 cuando el Real Madrid eliminó al Atleti en Champions en una noche de tormenta en el Vicente Calderón que muchos recordarán. Valorar eso no está de más.

¿Por qué digo ésto? Porque ayer más de 1800 aficionados atléticos viajaron a Turín, un martes de marzo en octavos de Champions, y merecen todo el respeto y reconocimiento que quizá el equipo no supo darles con su forma de salir a jugar el partido más importante de lo que llevan de temporada.

No valen las excusas de «tenemos una plantilla corta», «el equipo tenía bajas importantes», «el Atleti lleva una temporada con muchas lesiones»… Todo esto también ocurría cuando se jugó el partido de ida y el equipo de aquel día dista mucho del visto ayer. Hoy todo esto no tiene cabida. He visto al equipo de Simeone hacer mucho más con mucho menos y ayer la Juventus fue superior en todas las líneas y le dio un baño táctico.

Todo en la vida tiene un principio y un final. Hasta las historias más bonitas y pasionales sufren altibajos que derivan, en muchas ocasiones, en puntos de inflexión que a su vez invitan a los protagonistas de estas historias a dar un paso a un lado. Aquí incluyo la relación de jugadores y entrenadores con un club. Si tú criticas al vecino por presumir de los X títulos que ha ganado con anterioridad, tú no puedes hacer lo mismo: vivir del pasado.

Comentar y criticar las cosas que están mal hechas con respeto es algo sano. De hecho, no hay nada mejor en la vida que aprender de los errores y corregir fallos. Y es que al final, el Atleti se entiende más con la vida que con el fútbol.