«Nunca dejes de creer», como forma de vida

La frase «nunca dejes de creer» lleva mucho tiempo instaurada en el Atlético de Madrid; tanto en plantilla como en afición. Y es válida para aplicarla en cualquier aspecto de la vida sin necesidad de que haya un balón de por medio.

Pero ahora es momento de hablar del deporte Rey. Porque todos los amantes del mismo son conocedores de los largos que se hacen los días cuando quieren que un partido llegue pronto. La espera se les hace eterna cuando saben que solo vale ganar; y qué rápido se les pasan los minutos cuando se disputa el partido que llevan tanto tiempo esperando.

Sea la competición que sea, ganar es lo importante. Pero bien es cierto que si hablamos de la Champions League, los nervios se vuelven más intensos en la previa de un partido.

¿Os acordáis de aquél tifo del Frente Atlético ante el PSV que tiñó las gradas del Vicente Calderón con el lema “Nunca dejes de creer”? Desde ese momento, la frase ha sido usada en ruedas de prensa, entrevistas o mensajes de ánimo de los jugadores en sus perfiles en redes sociales.

Nunca dejes de creer

Y es que, el fútbol tiene cosas tan bonitas como que, cuando menos te lo esperas, te sorprende. Cuanto menos favorito es un equipo, más lucha por dar la vuelta a esa creencia. Y cuanto menos se merece que su afición le apoye, ésta más responde sin importar cómo, cuándo y dónde.

Será por las ganas que tienen los jugadores de pasar la eliminatoria. Será porque la afición está volcada con el equipo, como siempre ha hecho en las grandes citas. Y así será pase lo que pase cuando el árbitro pite el final del partido. O quizá será porque la creencia de la afición en el director de orquesta traspasa límites insospechados y está intacta, como el primer día… El momento es ahora.